29/8/09

CONFLICTIVIDAD laboral


A lo largo del periodo comprendido entre 1960 y 1975, el régimen franquista mantuvo el autoritarismo político, pero se desarrolló en los planos económico y demográfico, permitiendo una mejora general del nivel de vida, aunque a costa de un incremento de las desigualdades territoriales y de un empobrecimiento cultural motivado por el exilio. Esta situación hizo crecer a la oposición tanto en el interior como en el exterior, organizándose en dos entes. Uno propiciado por el PCE y otro por el PSOE. En La Rioja, no se fue ajeno a estos hechos, que finalmente confluyeron, al igual que en el resto del país en la conocida Plantajunta.

Repasemos. Era el año 1973, cuando se celebra el XXIX Congreso de UGT, en la ciudad francesa de Toulouse (el último que tuvo lugar en el exilio), se decidió que la mayoría de los dirigentes pasasen a actuar dentro de España de forma clandestina. Por aquel entonces la UGT desarrolla en La Rioja una incipiente actividad y en una situación muy precaria. Hay que esperar a diciembre de 1975 para poder contabilizar tan sólo 44 afiliados.

A pesar de estas limitaciones, los socialistas-ugetistas no fueron ajenos a los conflictos que se daban en su entorno. Conflictos como el de Ifema, verano y otoño de 1974, prolongado al invierno del año posterior, huelga en Jiménez de Miguel en el verano de 1975, las reivindicaciones laborales y la huelga en los inicios de la primavera del año 1976 en la multinacional Europunto que contó con la solidaridad económica del sindicato francés CFDT, a los que hay que sumar la movilización del sector del metal que posteriormente se extendió a construcción o textil que negociaban por marzo sus respectivos convenios colectivos, u otros de menor calado como los acontecidos en el Banco de Vizcaya, Conservas Collado, Ulecia y Bergasa son un claro ejemplo de aquellos tiempos, aunque los que pueden sentar base de conflicto, salvando las características y resultados, son los tres primeros ya que representan la lucha sindical de clase, al margen del modelo oficial encarnado en la Organización Sindical diseñado desde la década de los años cuarenta.
Foto: Edificio de la empresa Europunto, Logroño (Archivo JMBC)

4 comentarios:

Fernando Martínez López dijo...

Cuando te mienten a medias porque no te dicen la verdad (ni la preguntas) es la sensación que me llevé cuando entré en UGT...
Yo fui a una reunión en los P.P. Blancos y ví como a cuarenta personas y me gustó la gente...y como te daban un carnet que ponía 26056 (como en la Seguridad social)uno pensaba que éramos la tira de gente...
Recuerdo que la primera labor que me encomendó el socialismo en La Rioja fue traducir una carta de los compañeros de la CFDT de Rodier en Francia y lo hice...me acojoné...¡Nos apoyaban las fábricas de Rodier en Francia, Colombia, Nueva Zelanda...! y hacían huelga por nuestro conflicto en todo el mundo...
Fue cuando tuve la sensación de que teníamos "fuerza", la solidaridad obrera internacional.
Hombre Chema! Pocos, mal avenidos (es broma) pero con mucha ilusión...
Yo que no había salido de España era internacionalista, me pareció un sueño.

J M (Chema) Buzarra Cano dijo...

Hola Nano:

Pues ya ves otro relatillo que nos retrotrae a unos momentos decisivos para entender lo que laboralmente pasó en los años psteriores. Pero también señala la importancia del mundo del trabajo en la Transición española.

Si entras nuevamente en el otro blog "Buzarra", verás algunas aportaciones a modo de comentarios que sobrevuelan sobre la operatividad y fururo de las izquierdas.

Ya se que es una "comida de coco", pero, ciertamente creo que está la izquierda social y política europea a la defensiva y la socialdemocracia....

alegrias dijo...

La verdad que me gusta leer estas cosas, porque es evidente que estas historias me las sé, pero en el plano de Santander que fue allí donde mi madre comenzó su lucha sindical con CCOO. Así que como la historia de aquellos años me la sé, pero la de allí, me gusta mucho poder escuchároslas a vosotros.
Un abrazo

IBE dijo...

Es fenomenal sentir la fuerza de la unión en los casos de conflicto y de vulneración de los derechos y aún se siente más, como dice Nano, estando uno aquí y viendo que ayuda a gente de otros países.

Esto es casi extrapolable a la fuerza que debe tener nuestra blogosfera como correa de trasmisión de ideas socialistas y denuncia de injusticias y desigualdades.